Cecilia Martínez

Soy Ana Cecilia Martínez Campoy, mejor conocida como Cecy Campoy, me gusta mucho el apodo de Tachy (Cecy) porque así pronunciaba mi nombre un joven sonorense nadador y encantador. Tengo 35 años, sin embargo, me siento de 25 o menos, soy de todos lados y de ninguna parte, pero, llegué al plano terrenal en el Estado de Sonora en el municipio de Nogales.

Mi labor en Algarabía es de Docente Tallerista desde hace ya 3 años, impartiendo el taller de Autogestores, con la principal función de empoderar a los jóvenes y adultos con discapacidad intelectual en ser dueños de sí mismos, defendiendo sus derechos, tomar sus propias decisiones y hacerse notar positivamente ante la sociedad; También imparto el taller de Vida en el Hogar, donde los chicos van desarrollando habilidades en las actividades de la vida diaria, tanto en el hogar como en su persona, ambos talleres son impartidos con apoyo de un sistema de comunicación alternativo o aumentativo basado en pictogramas, donde según las habilidades y necesidades individuales, expresan, aprenden y conocen sobre los temas dados.

Mi incursión en el ámbito de la discapacidad surgió durante mi etapa de estudiante universitaria en la carrera de psicología, al darme cuenta de que podría hacer algo más por o para aquellas personas que no estaban siendo notadas y explotadas positivamente en la sociedad, por eso, es que me decidí por la rama del ámbito educativo y me dí a la tarea de buscar escuelas o centros donde pudiera realizar mis prácticas y servicio social con niños, jóvenes y/o adultos con discapacidad intelectual. Esto en mi ciudad natal.

En Guadalajara me quedé en Algarabía por los chicos, porque me encanta convivir con ellos y ver cómo han avanzado en sus habilidades sociales y de independencia al igual que van obteniendo mayor autonomía.

Algo que me han aportado se ve reflejado en:

“¡Este soy yo! (This is Me) una canción de la película El Gran Showman (The Greatest Showman)

Cecy

Creo que hay ciertos aspectos fundamentales para tratar e interactuar con Personas con discapacidad, empezar por verla SIN lástima, el atreverse a regarla, siempre preguntar si se tiene alguna duda y lo más importante para mi es verla como una persona igual de DIFERENTE que tú, con sus sueños, metas, derechos, sentimientos, gustos, preferencias, sentido del humor, carácter, etc.